domingo, octubre 29, 2006

Balcón al mar, por Odette Alonso.


Llego a tus costas
como al reverso menos cruel de la moneda
y tengo todo el tiempo para amarte
aunque el amor no sea más que alguna carta
a veces una espera.
Me desvisto en el muelle
me deslumbro
tiendo mi mano para hallar otra respuesta
y allí estás tú
allí vuelvo a encontrarte
toda tu firma voluntad sobre mis huesos.
La Habana
al otro lado
es una mancha
una extensa muchacha de luces en la espalda
siempre llena de veredas y centauros.
Porque no soy igual a los demás es que te amo
cuando la muerte es una rosa de los vientos
un golpe de suerte
una limpia palmada sobre el hombro.
Porque no soy igual a los demás es que te canto
que asciende mi canción buscando un puerto
un balcón frente al mar
donde dejar mi mano
donde dejar toda mi voz a buen recaudo
sobre el reverso menos cruel de la moneda.

3 comentarios:

CHIC-HANDSOME dijo...

good picture

atisimo dijo...

Una casa que mira al acantilado...
nooooo
una casa que mira al horizonte,
ese horizonte lejano,
donde están nuestras metas y anhelos más reconditos.

Donde está nuestra felicidad,
esa esquiva y y dificil de detectar.
cual piedra filosofal,
por eso a veces cuando la tenemos al alcance de la mano la dejamos escapar.

Amiga muchas fuerzas y animo.

Ya falta poco.

Besos y abrazos de la fefi y míos

Patita dijo...

Iván, muchisimas gracias por tu cariño y apoyo, han sido días muy estresantes y ni siquiera he podido darme ratos de ocio...

Sigue visitando, espero que estés bien y que recuerdes que los sueños se hacen realidad :)

Un abrazo grande, mil cariños para los dos con Fefita!